About Author

Morgan Howen

Morgan is an example author of everest news. She has just a dummy image &

Con Buena Impresión, Nicaragua Perdió En Irán

Nicaragua volvió a perder en un partido donde la Azul y Blanco volvió a lucir valiente e intensa frente a un rival superior que, sin contar con sus estrellas, supo aprovechar un momento de debilidad de Marvin Fletes para inclinar el partido. La Selección tuvo puntos altos y pocos puntos bajos con un buen partido de Bryan López y Anderson Treminio adelante y con el liderazgo de Erick Téllez en defensa. Lamentablemente la falta de claridad ofensiva sigue pasando factura y preocupa de cara a los dos partidos de Liga de Naciones.

La Azul y Blanco tuvo una primera mitad interesante pero distinta a lo que habíamos observado contra Ghana, estuvo muy activa en el ataque pero no fue prolija en defensa. A la Selección le faltó pegada adelante y cometió un harakiri en defensa que abrió las puertas para que los persas tomaran el control del partido.

Irán, como era de esperarse, fue quien llegó con peligro primero cuando al 5′, su capitán Vahid Amiri tomó una pelota y desbordó por su costado izquierdo aprovechando las facilidades que permite Mario Dávila, debutando con la Azul y Blanco, para enviar un pase que no supo aprovechar Mehdi Torabi quien nos perdonó. Pero Nicaragua supo responder rápido cuando al 10′ Bryan López, el mejor de la parte inicial, puso a prueba a Alireza Beinranvand que controló el remate del jugador del Sporting de San José tras un buen centro de Óscar Acevedo.

El remate de López abrió la puerta para el mejor momento de Nicaragua en el partido y, de hecho, los nicas tuvieron una gran oportunidad para abrir el marcador al 13′ cuando López desbordó y retrasó una pelota que llegó a los pies de Anderson Treminio, pero el blufileño no supo definir y voló el disparo por sobre el marco iraní.

Lamentablemente el buen momento que vivía Nicaragua se fue por el caño gracias a una falla defensiva combinada entre Mario Dávila y Marvin Fletes que no lograron hacer una cobertura apropiada cuando llegaba Vahid Amiri a ejercer presión. Dávila no llegó al relevo y Fletes se desesperó, decidió no tirar la pelota hacia un costado y, en su lugar, intentó despejar la pelota al centro donde Aria Barzegar recuperó para habilitar a Mehdi Torabi que no perdonó ante la desesperada salida de Alyer López.

El gol lastimó enormemente la autoestima nacional, Nicaragua se desplomó e Irán tomó la iniciativa aunque no consiguió generar mucho daño. De hecho, fue la Azul y Blanco quien llevó las dos mejores opciones en ataque con Mario Dávila rematando desde el piso luego de un tiro de esquina para ver a Abofazl Jalali sacar su remate sobre la línea y al 45′ con una buena prolongación de Anderson Treminio, de buen partido, que Jonathan Moncada no pudo resolver.

Marco Antonio Figueroa hizo ingresar a Widman Talavera en lugar de Christian Flores que no pesó, pero Widman tampoco supo aportar mucho con su ingreso mientras Harold Medina era amputado por la marca individual de Rouzbeh Chesmi que lastimó con su marcaje al chinandegano.

La segunda parte fue más parecida a la Nicaragua que habíamos visto frente a Ghana, ataque limitado pero defensiva atinada al punto que los iraníes no supieron volver a llegar con mayor peligro tras su gol con excepción de dos aproximaciones con un disparo cruzado de Jalali al 80′, un cabezazo de Morteza Pouralinganji que controló Alyer y un violento remate de Mohammad Eslami que se fue fuera por poco al 90+3′.

Lo preocupante fue el bajón ofensivo que experimentó la Azul y Blanco en la segunda parte cuando nos limitamos a un disparo de Óscar Acevedo que robó una pelota y probó con un remate a distancia al 76′ y una buena llegada colectiva al 77′ que culminó con un disparo de Bryan López que supo controlar Hossein Hosseini, el segundo arquero que utilizó Queiróz.

El resultado final sigue teniendo una posible doble interpretación. Nicaragua sigue teniendo un roce internacional sin precedentes y que asegura crecimiento pero, también, sigue arrastrando una preocupante esterilidad ofensiva que pueden llegar a pasar factura frente a San Vicente y Trinidad y Tobago donde nos jugamos la clasificación a la Liga de Naciones A y a Copa Oro.

P