Nicaragua Ganó Plata y Borjas Oro

Nicaragua Ganó Plata y Borjas Oro

2.542K

Escrito Por: Camilo Velásquez

Existen derrotas que son únicamente plasmadas en papel, existen derrotas que en realidad no existen porque vienen respaldadas por una victoria, una victoria moral. La Selección Nacional Femenina de Fútbol volvió a enamorar a un país entero que padeciendo de daltonismo ha intercambiado los colores adrede y observa oro donde cuelga una plata.

La superioridad costarricense no se notó, aun cuando saltaron con doce a la cancha, aun cuando seis de las titulares enviadas a la cancha por Amelia Valverde fueron también titulares en el empate 1-1 frente a España en la Copa Mundial Femenil de la FIFA de 2015. En pocas palabras, la superioridad no se notó, a pesar de que era una versión contemporánea y femenina de David contra Goliat.

Nicaragua presentó una imagen nueva y desconocida, no se replegó y desde un inicio llegó a ejercer presión alta ante la salida de las ticas que fueron perdiendo el control y la noción de los hechos. Entre Yessenia Flores, Kesly Pérez y Nachelly Aguilar le fueron haciendo la vida de cuadritos a la defensiva tica que perdió capacidad de circulación y fluidez en su toque. Fue justamente a través de la presión ejercida que Nicaragua llegó con peligro en el inicio del partido, al 13´ con un robo de balón de Alys Cruz que no quiso entregar a Yessenia Flores que ingresaba por un costado, Cruz prefirió disparar y su tiro se fue por un costado.

Al 17´ Yessenia volvió a robar una pelota, otra vez en presión alta, pero su tiro fue controlado por la mundialista Dinia Díaz. Sin embargo, tanto va el cántaro al agua que se termina rompiendo y la insistencia de Nicaragua pagó réditos. Kesly Pérez fue a presionar en la salida costarricense, robó y tocó con Yessenia Flores que devolvió la pared a Pérez que encaró a Díaz y marcó con una estupenda definición para el 1-0 que puso a vibrar a un Independencia al borde la explosión al 18´.

Costa Rica fue tomando protagonismo en el partido ante una Nicaragua que anticipaba a la perfección con una presentación soberbia y notable de Sheyla Flores en combinación con Martha Silva, las ticas empezaron a experimentar mayor fluidez y aumentaron su volumen, pero el último pase fue constantemente errático ante la marcación nica.

Lamentablemente noches como estas hacen que uno le pierda fe al fútbol, que uno entienda que existen hilos invisibles que mueven piernas y brazos para que actúen en detrimento del humilde. Así, al 34´ apareció la funesta figura de la hondureña Melissa Borjas que se convirtió en la más valiosa rival y nos dejó con una menos tras un fallo desafortunado.

Gloriana Villalobos fue derribada por Sheyla Flores en un costado, Josseling Berrios con frustración pateó la pelota suavemente en dirección de donde estaba Villalobos que al sentir el sutil contacto de la esférica se lanzó al piso tomándose el rostro en una actuación dignísima de un premio de la Frambuesa Dorada. La central hondureña encontró el pretexto perfecto para cargarse el sueño de todo un país y sacó de su bolsillo una inexplicable tarjeta roja directa que fue amputándonos la ilusión.

Pero la obra magistral de Borjas no estaba finalizada, al 40´Carol Sánchez ingresó al área y Sheyla Flores se barrió para sacar la pelota quirúrgicamente, fue allí cuando la hondureña apareció como oscuro personaje entre la sombra del viento y se inventó un penal que canjeó Katherine Alvarado para darle el empate y el respiro a Costa Rica.

El segundo tiempo fue de una sola cara, Nicaragua con diez y Costa Rica con una especial aliada dentro de la cancha. Entonces fue todo un asunto de estoicismo, de resistir dentro de las barricadas pensando siempre que en la guerra que se libraba no habría freno ni tregua para el canto, sino poesía haciendo incontenible el orgullo azul y blanco.

Betania Aburto volvió a vestirse de heroína, tapó cuanto remate intentó la superpotencia regional y la corinteña siempre salió con el puño en alto. Al 63´ con un tapadón en tiro libre de Katherine Alvarado, al 75´ tapando un violento remate de Cristine Granados y al 79´ con un extenso y peligroso tiro libre de Alvarado para meternos a la lotería de los penales.

No es necesario describir lo que ocurrió en la tanda de penales, pero si vale la pena aclarar que Borjas no cobró ningún tiro por mucho que hubiese querido. El resto fue banal, superfluo y carente de importancia. En esa lotería sale a flote uno y en esta ocasión lo hizo el que se desgastó menos, el que siempre tuvo ventaja en la cancha no por fútbol sino por situaciones externas al deporte.

Al final se ganó perdiendo, el fútbol femenino ha vuelto a levantar el brazo y a demandar atención de todos al colgarse una medalla de plata aunque en realidad el color del metal para nosotros es irrelevante, las muchachas son de oro.

LEAVE YOUR COMMENTS