Cerramos El 2017 Perdiendo

Cerramos El 2017 Perdiendo

1.26K

Escrito Por: Camilo Velásquez

La Azul y Blanco cerró un 2017 para el olvido con una nueva derrota en San Cristóbal frente a una discreta República Dominicana con un marcador de 1-0 gracias a un gol de penal de Edipo Rodríguez en las postrimerías del partido. Pero no es el marcador lo que nos debe de generar preocupación, la Selección fue mejor que el miércoles en Diriamba, pero únicamente porque es imposible ser peor.

No deseo faltarle el respeto al rival, pero enfrente estuvo un equipo carente de muchas cosas. La República Dominicana es posiblemente uno de los equipos más discretos de los que ha enfrentado Henry Duarte durante su proceso y eso fue evidente en ambos partidos. De hecho, los quisqueyanos cuentan con dos delanteros de mucha rapidez, con un portero solvente y una zona defensiva aplicada que resalta cuando en frente tiene a un rival tan carente de funcionamiento ofensivo como lo fue Nicaragua.

La Azul y Blanco fue dueña del partido y sin desplegar un fútbol fue ligeramente superior a un rival que tampoco tuvo muchas ideas aunque generó un par de opciones de claro peligro en donde Justo Lorente lució como siempre. Si la República Dominicana cuestionó la calidad de la cancha del Cacique Diriangén, Nicaragua podría interponer una denuncia ante la Corte Internacional de Justicia por el maltratado estado de una cancha en donde llegó muy poca gente a pesar de no ser cobrada y con inmediato antecedente positivo para los locales.

En líneas generales fue un partido muy discreto, de calidad limitada y por gran parte del trayecto, completamente aburrido. Basta con señalar que el primer tiempo se limitó a dos jugadas de peligro, ambas dominicanas. Al 23´ en un balón filtrado que Edipo Rodríguez no supo rematar y terminó volando por sobre el marco de Lorente y al 39´ con un disparo a media distancia de Jean Carlos López que tapó Justo.

La segunda parte no fue mejor, aunque Nicaragua tuvo la mejor versión de las cuatro mitades disputadas frente a los caribeños. La Azul y Blanco estuvo cerca de aproximarse a aquella selección dinámica y vertiginosa del 2015, pero esa mejoría no le alcanzó para anotar, ni para ganar y ni siquiera para gustar. Al 74´ la primera aproximación nica de peligro tras un trazo largo de Daniel Cadena que no supo controlar Brandon Ayerdis que terminó rematando por fuera y al 78´ con una de la más clara que tuvimos cuando Denis Berger no pudo disparar un pelota con la que se había encontrado dentro del área tras el cobro de un tiro libre, el debutante blufileño envió la pelota  por un costado.

Al 85´ la jugada que gestó el triunfo dominicano. Mientras Nicaragua atacaba, una contra comandada por Edipo Rodríguez encontró a la Azul y Blanco mal parada y en el traslado defensivo Denis Berger se barrió tratando de amputar la jugada del delantero del Hospitalet, en la barrida, su brazo se pasó llevando la pelota y un penal fue sentenciado de manera justa y correcta. La pena máxima fue ejecutada por el propio Edipo para el 1-0.

Con cinco minutos de compensación cada equipo generó una de peligro, lamentablemente la nacional fue prácticamente fortuita y producto de una individualidad. Al 90+3´ Bismarck Veliz envió un centro que terminó siendo un remate que se estrelló en el larguero y al 90+4´ una gran jugada de Juan Ángeles fue desviada a la esquina por Justo Lorente que nos salvó nuevamente.

Las dos derrotas contra la República Dominicana finalizan un año en donde Nicaragua acumula 15 partidos jugados con 11 derrotas, 2 victorias y 2 empates, con 12 goles marcados y 24 goles recibidos. Y si, ¡es verdad! Dos derrotas no deben de preocuparnos, que los dos partidos contra República Dominicana son amistosos y que debutaron con Selección Mayor un total de cinco jugadores, si debe de preocuparnos la ausencia de la fisionomía y volumen de juego que ha presentado el proceso Duarte.

Debe generar preocupación el evidente divorcio entre el equipo nacional y el gol y la amputación de procesos. El seleccionador de origen tico deberá aprovechar estos dos años de renovación sin competición oficial para refrescar sus ideas, replantear algunos de sus conceptos y sobre todo cambiar algunas de sus despóticas actitudes que lo han ido alejando de la comunión colectiva con sus jugadores.

Foto: Cibao FC

LEAVE YOUR COMMENTS