No Pudo el Real Madriz

No Pudo el Real Madriz

2.21K

Escrito Por: Camilo Velásquez

El Real Madriz fue tan modesto como pudo llegar a ser y no tuvo el suficiente fondo para conseguir algo que, históricamente, se la ha complicado demasiado: ganar en Diriamba. Los somoteños siguen invictos bajo la dirección de Miguel Ángel Sánchez pero no lograron derrotar a un rival superior y quedaron eliminados en el cuestionable formato de Liguilla inventado por Liga Primera en su tercera modificación en cuanto al sistema de competencias se refiere.

Si los manejadores de Liga Primera pensaron que el repechaje iba a aportar emoción, se equivocaron. Anoche en Diriamba hubo de todo menos emoción, Diriangén clasificó sin ganar, sin anotar y sin gustar, terminó pidiendo la hora y por momentos volteó a ver al cielo dando gracias de que las contadas llegadas somoteñas no fueron precisas. Para pensar en semifinales, y a la postre en un título que se les ha negado por más de una década, los Caciques tendrán que mejorar una galaxia entera para poder siquiera pensar en dejar fuera al CD Walter Ferretti.

El partido siguió el guion programado. Diriangén tuvo la pelota, intentó ir hacia adelante y supo aguantar atrás (desde luego, ha sido la defensiva que la ha sacado a flote), pero no tuvo definición. Luis Camilo Gutiérrez se cansó de fallar, Francisco Rodríguez volvió a ser el jugador del inicio del Torneo, tuvo poco contacto con la pelota y su pivoteo de espaldas al marco tampoco pudo generar espacios propicios para que un correlón Luis Fernando Coronel aprovechara. La ofensiva Cacique gastó toda su pólvora contra Chinandega FC y el CD Ocotal y no localizó el refill para la Liguilla.

Después de quince minutos de dominio completo de los locales, fue el Real Madriz quien llegó con peligro al 16´ cuando Erwin Aguirre tomó una decisión incorrecta dentro del área tras un pase largo de Mauricio Castañeda, Corroncha no intentó rematar cuando estaba frente a Diedrich Téllez y quiso pasar la pelota con su cabeza anulando las posibilidades somoteñas.

Tras veinte minutos de discreción y sequía, Diriangén despertó de su letargo. Entendió por fin quien era, recordó que la camisa blanquinegra representa a la institución más ganador en nuestra historia futbolística y por nueve minutos fue el equipo abrumante que se espera. Pero la figura del jugador del partido, Norlan Munguía, evitó el gol que hubiese dejado al Real Madriz con la soga al cuello. Los Burritos apostaron por cerrarse en defensa y tratar de aprovechar un error rival para dar la sorpresa.

Al 36´ un cobro de tiro libre del tico Johan Bonilla, que tuvo esa y nada más, se estrelló en el poste izquierdo de Munguía, al 40´ Francisco Rodríguez remató por fuera y al 43´ tras una complicación de la defensa rival, ni Rodríguez ni Josué Meneses entregaron la pelota a Luis Camilo que estaba en perfecta posición de disparo. Al 44´ Munguía tapó un mano a mano con Gutiérrez, lo volvió a hacer al 45´ en cabezazo de Meneses y al 45+1´ cuando, nuevamente Luis Camilo Gutiérrez había metido en problemas a Steven Álvarez.

Para el complemento el Real Madriz arriesgó más, Miguel Ángel entendió que era menester ir a buscar el partido. Norlan Munguía volvió a aparecer al 59´ cuando El Divino, Francisco Rodríguez había quedado frente al marco. Eso fue todo lo de Diriangén, durante la última media hora los blanquinegros fueron un equipo pordiosero, incoherente, aburrido, desesperante y, por sobre todas las cosas, decepcionante. Se replegó, le cedió la iniciativa a la visita que lo intentó aun siendo consciente de sus limitantes. Así el modesto Real Madriz le fue haciendo la vida imposible al histórico Diriangén.

Al 71´ Erwin Aguirre estaba habilitado y no supo controlar la pelota cuando habría quedado solo frente a Diedrich Téllez, al 75´ Marlon Barrios probó con un disparo a media distancia, el Diriangén renunció a la presión alta e hizo que el tiempo fuese el peor enemigo del Madriz que estuvo a punto de hacer llorar a Diriamba cuando al 86´ el mexicano Edder Mondragón sacó un misil que pasó a milímetros del marco defendido por Diedrich Téllez.

El final del partido fue un bálsamo para un Diriangén que tendrá una semana completa para reconfigurar y reiniciar su filosofía. Enfrente tendrá a un rival que los ha superado con amplitud en todo lo que va del Apertura.

Foto: Liga Primera

LEAVE YOUR COMMENTS