Nada Que Reprochar

Nada Que Reprochar

84

Escrito Por: Camilo Velásquez

¡No hay nada que reprochar! ¡Nada! No existe un cuestionamiento aceptable que pueda pesar sobre el Real Estelí tras una nueva eliminación continental. El Tren del Norte hizo todo lo que tuvo que hacer: fue atrevido, siempre estuvo en disposición de ataque, anuló totalmente a su oponente, le quitó fluidez a una media cancha emplumada que lejos de águilas parecieron pollitos, tuvo vocación de triunfo y, por si fuera poco, terminó ganando el partido. Lamentablemente, después de 9 años, 22 partidos, 1980 minutos, 14 derrotas, 7 empates, 10 goles marcados y 31 recibidos el Real Estelí ha conseguido ganar un partido en CONCACAF y ese triunfo es inerte.

Los estelianos jugaron un partidazo y propusieron una de sus mejores versiones, le cortó las alas a unos pajarracos que han clasificado a cuartos de final porque así lo quiso la vida, o el fútbol. Porque el destino escrito desde arriba, o en momentos como este, desde abajo así lo decidió. Los nicaragüenses fueron ampliamente superiores y merecieron mejor suerte.

El Tren tuvo un inicio intenso, aprovechando la velocidad de Elvis Pinel Figueroa por la izquierda en donde se causó daño. La media cancha fue funcional con un Marlon López multiplicado, robando pelotas y cortando la distribución rival. Pero el CD Águila se fue asentando en la cancha y con presión en la salida fue incomodando a los norteños, al 12´ con un mal despeje de Henry Maradiaga, David Rugamas disparó, pero el portero jalapeño recobró la pose y atajó el remate. Esa aproximación fue la única que tuvieron los salvadoreños que llegaron a Nicaragua no como ave de presa, sino como un colibrí protegiendo a su nido.

Los dirigidos por Otoniel Olivas hicieron lo que se les ha exigido, fueron hacia adelante y al 21´ en el cobro de tiro de esquina, el panameño Richard Dixon estuvo a punto de marcar en propia puerta, pero un nervioso Benji Villalobos salvó con un manotazo de último minuto. Al 23´ Luis Fernando Copete marcó tras un nuevo cobro de balón estacionado, pero su anotación fue anulada de manera tan inexplicable que ni Joel Aguilar Chicas lo hubiese anulado. El gol debió contar y tuvo que representar la ventaja para los nicas.

El Real Estelí se mantuvo en control y al 24´ un cobro de tiro libre de Gregorio Tórres dejó temblando el metal y las piernas rivales, las águilas de desplumaban y sufrían. Al 35´ y al 38´ Real Estelí volvió a avisar con disparos de Lucas y de Marlon López mientras los salvadoreños corrían detrás de la pelota.

El complemento no fue distinto, el dominio nacional fue absoluto aun cuando la visita generó una jugada de peligro al 61´ con un disparo de Rugamas que se fue por el costado. Antes de eso, ya el Tren se había aproximado con un cabezazo desviado de Gregorio Tórres al 47´ y con una media chilena del tapatío que fue controlada por Villalobos. Estelí volvió a llegar al 70´ con un flojo remate de Sebastián Acosta y al 80´ con un cabezazo de Ricardo Bocanegra que se fue por fuera.

Olivas realizó variantes, buscó dinamizar su ataque e hizo ingresar a Nahúm Peralta y el juvenil no quedó a deber. Al 85´ Carlos Chavarría recibió una pelota de Acosta y remató, Benji Villalobos quedó tendido mientras la pelota se estrellaba en la base del poste derecho, entonces apareció Nahumsito y con soberbia martilló la pelota para hacer estallar a un Independencia ávido de victorias.

Los penales llegaron como una oscura premonición y los salvadoreños ganaron el sorteo obligando al Real Estelí a ejecutar primero. El colombiano Sebastián Acosta no falló, pero tampoco lo hizo su compatriota James Cabezas. Luego llegó Luis Fernando Copete y definió con fuerza y por el centro mientras que Odir Flores engañaba a un confundido Henry Maradiaga.

Fue en ese momento cuando todos nos sorprendimos, Carlos Chavarría tomó la pelota en lugar de Manuel Rosas y su cobro fue flojo y anunciado facilitando del trabajo de Villalobos que atajó. Edwin Sánchez puso arriba a los aguiluchos y Elmer Mejía devolvió la vida y la esperanza al anotar, pero Javier García volvió a poner arriba a los naranjas.

Oto mandó a su tiro fijo, al goleador del Real Estelí. El mexicano Gregorio Tórres era el encargado de dejar al Tren del Norte con un rayito de luz, pero el cobro fue telegrafiado y Villalobos se lanzó al mismo lado donde se estuvo lanzando durante toda la tanda de penales y dejó descarriado a un Tren al que hoy, por lo menos por hoy, no puede reprochársele nada.

LEAVE YOUR COMMENTS