Goleada y Adiós

Goleada y Adiós

74

Escrito Por: Camilo Velásquez

Enviado Especial

La Azul y Blanco finalizó su participación en Copa Oro recibiendo una goleada de 3-0 frente a los Estados Unidos en Cleveland y dijo adiós al torneo más importante que hemos disputado desde que debutamos en 2009 de la mano de Otoniel Olivas. Nicaragua intentó cerrar con una buena presentación pero fue superado, de manera abismal, por un rival que siempre impuso su superioridad y que supo sacar provecho de los repetitivos errores que cometemos.

El equipo de Henry Duarte intentó ser propositivo y por momentos consiguió generar medianas cuotas de peligro en el marco que defendió Bill Hamid. De hecho, fue Nicaragua la que intentó al 14’ con un disparo de Luis Manuel Galeano que se fue por un costado, pero las barras y las estrellas respondieron al 15’ y el cruce de Cyril Errington y Josué Quijano nos salvaron en el disparo de Joe Corona.

El partido tuvo instantes de ataques bilaterales, al 19’ con un disparo de Juan Ramón Barrera y al 20’ con una individualidad de Graham Suzi. La Azul y Blanco volvió a ser valiente pero fue siendo víctima de sus propias malas tomas de decisiones con al 37’ cuando en un tiro libre a nuestro favor, Luis Manuel Galeano se precipitó y cobró rápidamente para regalar la pelota, en la contra, Alejandro Bedoya filtró para que Joe Corona definiera aprovechando un desvío en Bismarck Veliz para establecer el 1-0.

Nicaragua no achicó y al 39’ una conducción de Barrera terminó en asistencia para que Bismarck Veliz probara a media distancia, pero Hamid se estiró y envió la pelota al tiro de esquina. El descanso dejó un marcador preocupante para Estados Unidos que necesitaba ganar por ventaja de tres para garantizar el liderato del grupo y la misión fue encargada al central hondureño Melvin Matamoros que fue incidente al inclinar el partido a favor de los locales.

Al 50’, Matamoros pitó un penal por un ligero contacto de Marlon López sobre marca a Dom Dwyer. ¡Es Verdad! Si hubo contacto, pero no fue suficiente para desestabilizar al atacante ni cortar una opción manifiesta de gol, de hecho, puedo apostar mi nombre a que en una jugada similar al otro lado de la cancha, la jugada hubiese pasado desapercibida. Entonces se erigió la figura de Justo Lorente que adivinó el cobro del inglés naturalizado para mantener el marcador.

El local fue monopolizando el juego y nos fue anulando, Alejandro Bedoya se apoderó de la pelota y fue el mariscal estadounidense. El de Weston condujo los hilos del partido y volvió a ser incidente al 56’ cuando interceptó un innecesario pase hacia atrás de Bryan García y filtró para que Kelyn Rowe definiera el 2-0.

¿Ya les dije que era menester para Estados Unidos ganar por más de tres? Al 63’ Matamoros volvió a tomarse la tarea y pitó un penal en mano de Daniel Cadena tras una barrida del Mákina. Una vez más es cierto que hay un contacto con la mano de Dani, pero el contacto existe por la inercia de la jugada tras el movimiento que hizo el mediocampista nicaragüense. ¿Qué hacer con el brazo? ¿Amputarlo? Pero Lorente volvió a hacer justicia y tapó el disparo de Joe Corona.

Nicaragua intentó descontar con Barrera que al 74’ sacó un disparo a media distancia, pero Bill Hamid se lanzó hacia su costado para desviar. Nicaragua se fue quedando sin piernas producto del desgastante partido y al 83’ llegó el gol que firmó el liderato gringo en el grupo tras un cobro de falta de Graham Suzi que remató Matt Miazga ante la inexistente marca.

La Azul y Blanco ingresará a un largo proceso sin competición oficial y Henry Duarte tendrá que ir trabajando de cara a reestructura a una Selección que poco a poco va despidiendo a algunos de sus integrantes que están a punto de terminar un ciclo vestido de Azul y Blanco.

1 COMMENTS

LEAVE YOUR COMMENTS