¿Se Acabó?

¿Se Acabó?

141

Escrito Por: Camilo Velásquez

Enviado Especial

¿Qué hacer para quitarse ese sabor tan amargo y desagradable del paladar? Es imposible hacernos de la vista gorda, Nicaragua perdió el partido que no podía perder y se ha obligado a si misma a puntear en los dos partidos venideros. ¡Seamos honestos! ¡Esto se acabó! Es triste aceptarlo, pero las ilusiones de un pueblo entero amenazan por irse totalmente por el caño. Martinica nos desnudó, hizo evidente las falencias nuestras y se aprovechó de que aun somos un equipo novato y noble que permite una serie de inconsistencias que laceran el corazón.

La flojera que vimos en Willemstad emigró hasta Nashville y nos secuestró, no nos permitió descanso y mantuvo el mismo patrón de antaño…No sabemos ganar, estamos lejos de disputar estos niveles y, a nuestros jugadores, les falta fuego, o hambre, o ganas. El miedo escénico no tiene lugar en las consideraciones, este grupo ha sido expuesto a pruebas de mayor contundencia y ha conseguido salir airoso.

¡A Nicaragua le faltó todo! No tuvimos solidez defensiva, fuimos inestables en transiciones, ineficaces en definición y renunciamos a un sueño. Nuestra zona defensiva fortalecida pareció un castillo de cartas y se fue desmoronando poco a poco y en el camino, arrastró al resto del equipo. Nicaragua estuvo lejos de ser el equipo funcional que miramos en Yacuiba, el equipo avasallador que eliminó a Haití y renunció a su disciplina táctica.

La Azul y Blanco fue un competente telegrafista, no encontró asociación y entregó pelotas de manera inaceptable. Separando a Justo Lorente y lo que aportó Eulises Pavón, no se puede resaltar nada positivo de un equipo que, por momentos, hasta mereció salir goleado. Martinica fue un rival incómodo y que supo aprovechar la peor versión posible de Nicaragua.

Al 35’ las plegarias fallaron, aunque para ser justos, Justo ya nos había salvado en por lo menos cuatro momentos. Fue tanta nuestra inferioridad que, en la primera parte, únicamente generamos una de mediano peligro, al 15’ con un disparo de Luis Manuel Galeano que tapó Kevin Olimpa. La parsimonia y somnolencia nacional terminó con la anotación de Yevin Parsamain que remató de cabeza y sin impedimento gracias a los buenos modales de nuestra zaga.

El segundo nos dio un ápice de esperanza, una crueldad para el alma. Al 48’ Erick Téllez estrelló un cabezazo en el larguero, pero Martinica volvió a poner las cosas en orden y por los costados nos fue haciendo tanto daño que don Henry, desde el palco, pedía una toalla blanca para lanzarla al terreno de juego. Lorente volvió a ser salvador y al 59’ Eulises Pavón no quiso filtrar una pelota que hubiese dejado a Galeano solo frente al marco.

El último clavo en el ataúd lo puso Steeven Langil que marcó al 66’, un minuto después de haber ingresado, haciendo ver mal a Luis Fernando Copete y provocando una amenaza de fractura de fémur en Téllez. El segundo gol caribeño motivó a la búsqueda del descuento que no llegó, al 70’ con un tapadón de Olimpa en un mano a mano con Quijano y al 71’ con otra incursión del niquinohomeño.

El descuento no llegó y Nicaragua mantuvo su negativa racha sin poder ganar en Copa Oro.

4 COMMENTS
  • By Helmut villalta

    Estoy muy triste hiso falta corazon garra espiritu tanta falta hiso casco cadena y barrera muchisima ojala se dejen el alma en lis 2 restantes encuentros

    / Reply
  • By Daniela Gomez

    Todo puede ser muy cierto Lo que se expone en el artículo pero así como de IMPREDECible es el juego del fútbol la fe es lo ultimo que se pierde somos nicas en las buenas pero no en las malas baaa me aburre y entristece este tipo de gente filósofa y eruditos del deporte que se creen dioses que predicen futuros sin portar la bandera azul y blanco con orgullo y amor

    / Reply
  • By Byron garcia

    desgraciadamente este es el nivel que tenemos y los dos jugadores que podrian hacer la diferencia estaban fuera de lacancha, no podemos pedir mas a nuestra seleccion ni tampoco soñar mas largo, nuestros jugadores estaban a tope no podian dar mas ese es nuetro nivel, la seleccion de martinica era de un nivel un poco mas desarrollado que la nuestra, no tan lejano pero con mmejor condicion fisica y un poco mejor en su tecnica, con mayor velocidad. si no los haces los miras hacer, la maxima del futbol que debemos de aprender, tuvimos dos clara que debimos de haber concretado, solo de esa forma se ganan los partidos, no importa lo de mas, hay que buscar como llegar mas en bloque con mas acompañamiento ofensivo, una o dos personas no pueden hacer un gol contra una defensa de cuatro, solamente si messi fuera nica. saludos.

    / Reply
  • By Al

    Ignorante, no se acabo, es solo el principio de una historia de esfuerzo que se comienza a escribir, yo fui al estadio a verlos jugar contra panama y se peRdio con honores, jugando buen futbol y marcando un golazO, apOYe a su pais y no sea tan negativo

    / Reply

LEAVE YOUR COMMENTS