Diriangén No Deja De Ganar

Diriangén No Deja De Ganar

23

Escrito Por: Camilo Velásquez

Diriangén se aferra con todas las fuerzas de su historia a la ilusión de pelear por un centenario floreado, los diriambinos con enormes limitantes y carentes de figuras preponderantes han decidido luchar con fe por un título que se les niega desde hace más de un década. El Real Madriz por su parte, parece resignado a mantener la categoría y por las ausencias de Luis Valladarez, Edward Morillo y Bismarck Herrera, carece de goles y, por ende, de triunfos.

¿Cómo fue posible que la Liga Primera aprobara el estadio de San Marcos? Lamentablemente la que fue casa de la dorada época del San Marcos se encuentra en un lamentable estado de abandono, con vestuarios apestosos, sin sitio para la Prensa y con una cancha en estado de coma. Y fue gracias al estado de la cancha que Diriangén abrió el marcador, Wilder Wilson intentó despejar una pelota dentro del área y en el rebote, el balón se estrelló con la mano del juvenil somoteño que había abanicado, penal que fue ejecutado por Erick Alcázar al 18’ para el 1-0.

Durante los siguientes veinte minutos la visita fue posicionándose mejor en la cancha con un gran partido de Edwin Herrera que se ha convertido en el mariscal somoteño. Fue el “Quemagato” quien condujo el fútbol del Real Madriz que consiguió el empate al 38’ cuando Mario Morales envió un centro desde la derecha que fue rematado por el hondureño Edwin Castro para establecer el empate.

El gol hinchó el ego somoteño y el Real Madriz estuvo a punto de romper el empate al 41’ cuando un disparo de Herrera fue desviado por Jason Coronel. La pelota estuvo muy cerca de ingresar en la propia puerta del capitán diriambino. Pero cuando mejor jugaba Madriz, apareció la cabeza de Rigoberto Fuentes para establecer el 1-2 al 44’ gracias a un centro de Erick Alcázar, la defensiva blanca flaqueó y dejó mucho que desear, sobre todo Marel Álvarez que se perdió en la marca.

Un minuto más tarde, antes de finalizar la primera parte, llegó el empate gracias a un certero cabezazo de Edwin Castro en el cobro de un tiro de esquina ejecutado por Mario Morales para el 2-2. En la jugada, Diriangén se relajó celebrando el gol y Real Madriz le dio una bofetada.

En el complemento el partido pudo inclinarse para cualquier lado de la balanza, el Real Madriz intentó al 57’ con un potente disparo de Edwin Castro que se fue por arriba, al 62’ en una extraordinaria individualidad de Groddin Benítez que dejó a tres marcadores pero remató por un costado y al 65’ con un remate de Larry Herrera.

Diriangén también lo intentó al 79’ cuando Fredman Castillo se puso la capa de héroe y tapó un mano a mano con Erick Alcázar, en el rebote, Erick Téllez disparó en busca del gol, pero la pierna de Yunior Lanuza envió la pelota, de manera agónica, al tiro de esquina.

Cuando el partido expiraba, apareció Abner Acuña al 81’ para sellar la victoria diriangenista. La anotación nació de un tiro desde la esquina ejecutado por Erick Alcázar al primer poste, Acuña anticipó a su marcador y con una acrobacia se lanzó con la pierna por delante para desviar la pelota y petrificar a Fredman Castillo y establecer el 3-2 final.

5 COMMENTS

LEAVE YOUR COMMENTS