!A Repechaje!

!A Repechaje!

19

Escrito Por: Camilo Velásquez

Enviado Especial

Que duro fue despertar en el infierno cuando estuvimos a las puertas del cielo, la Azul y Blanco no obró un nuevo milagro y, a pesar de tener la posibilidad de disputar el repechaje, no se obtuvo el objetivo inmediato, clasificar a Copa Oro. De más está decir que somos nosotros, los únicos responsables por haber perdido la clasificación, pero también es válido decir que si el arbitraje hubiese sido neutral, otro gallo cantaría.

Nicaragua fue fiel a su estilo, se mantuvo apegada a ese sello tan particular que ha traído del Duartismo, no defendimos la ventaja con el que iniciamos el partido y quisimos ser tan atrevidos como lo fue Andrés Castro frente al desconocido filibustero, pero en esta ocasión no acertamos la pedrada. El Salvador fue el mismo de siempre, un equipo de buen trato de la pelota cuando la tiene, pero pegador y mañoso cuando no la tiene y cuando eso se combina con la presencia de un carnicero como el panameño John Pitti el resultado es perfecto.

Es claro que ese fútbol poco directo de El Salvador nos complica y lo ha hecho siempre y a pesar de haber acortado, con toda claridad las distancias, seguimos estando distantes. La mayor diferencia entre nosotros es la cantidad de boletos que podemos vender en Copa Oro o quizá que la cantidad de migrantes nicaragüenses no se iguale a cantidad de migrantes hondureños o salvadoreños en Estados Unidos, en otras palabras, no somos negocio para CONCACAF y por eso, pitar un penal en contra de Nicaragua es mucho más fácil que pitarlo a favor y eso ha quedado demostrado en el recuento del saldo final, tres claros penales a favor de Nicaragua no sancionados.

El Salvador no fue el gigante histórico al que nunca hemos podido derrotar, pero si fue lo suficientemente eficiente para definir la única clara del partido, algo que nosotros no supimos hacer, definir. Tampoco pudimos encontrar variantes, a pesar de que Duarte las buscó. Fuimos repetitivos y predecibles, abusamos del ataque por los costados y, lamentablemente, no pudimos mejorar nuestra actuación promedio en esta Copa de manera que se tendrá que optar por el camino largo y lleno de sufrimiento que incluye una escala en Puerto Príncipe.

1 COMMENTS

LEAVE YOUR COMMENTS